No siempre se puede tener un buen día

Cuando nos imaginamos la pena por robar una moto en nuestros países, al menos en aquellos que viven en este milenio, imaginamos un par de meses en la cárcel o quizá una multa que nos quite las ganas de acercarnos a nada que tenga ruedas, pero… ¿Esto es la mazmorra no?

A los dueños de la susodicha moto no les basto con matar a tiros al individuo del vídeo, sino que antes lo arrastraron atado a una cuerda y después lo quemaron cuando seguramente aun estuviera vivo, si hicieran esas cosas donde vivo seguro que nadie volvía a romperme el retrovisor

Enlace AQUI

Esta entrada fue publicada en Ejecuciones brutales, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.