Torturas horribles: El aplastacabezas (+18).

17.+Aplastacabezas

Hoy os traemos otra tortura horrible que empleaba la Inquisición Española a modo de ejecución brutal sobre los condenados a muerte, ya fuera para ejecutar o interrogar. Esta vez os traigo el temible aplastacabezas (o machacador de cabezas), que como su extremo gráfico nombre indica, se usaba para literalmente aplastar las cabezas a los pobres infelices víctimas de esta atroz práctica. Es de los métodos de tortura más truculentos que existen.

El aplastacabezas se usaba en la Edad Media, y ya solo con su nombre da bastante información de su forma de uso, su mecanismo es simple: En la barra inferior a modo de tablilla de madera se colocaba la barbilla del torturado, y el casco era empujado hacia abajo con el tornillo. Se apretaba más y más el sistema hasta que se acababa por desencajar la mandíbula y los dientes se clavaban, provocando así la rotura de la mandíbula, y luego el cerebro se iba resquebrajando poco a poco hasta salir por las cavidades de los ojos y de los oídos, tarde o temprano los ojos estallaban, todo estallaba dentro de las cabezas. Era destinado a reventar los huesos del cráneo.

Se hacía despacio, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, para que el condenado sufriese lo máximo posible, cada vez más y más hasta finalmente morir, doloroso, muy doloroso.

14+Aplastacabezas

La máquina estaba compuesta por dos barras de hierro forjado, y en cada punta, tornillos colocados en un soporte, el cual terminaba en un casquete, era el encargado de aplastar las cabezas. La barbilla de la víctima era colocada bajo el casquete, en la barra inferior, haciéndola reposar sobre un soporte, y girando el tornillo progresivamente hasta que el cráneo quedaba completamente aplastado con el principio de prensa o morsa.

El tornillo empujaba una siniestra capucha de hierro, la cual al ser apretada a su vez aplasta el cráneo del condenado. La presión variaba dependiendo de si solo se quería obtener la confesión, castigar o matar. Se generaba presión en la cabeza hasta que finalmente explotaba.

el_aplasta_cabezas_by_ravelo-d5szkzcDe esta forma, los efectos que provocaba eran evidentes, primero se destrozan los alvéolos dentarios, después las mandíbulas y, por último, el cerebro se escurría por la cavidad de los ojos y entre los fragmentos del cráneo. Su fin no era el de romper el cráneo instantáneamente, si no, aplastarlo, haciendo que el cerebro saliera por la cavidad ocular, pero antes rompiendo la mandíbula y los dientes de la víctima.

Es tremenda porque destrozaba por completo la cabeza y hacía salir masa encefálica por la nariz, boca y ojos. Esto para la Santa Inquisición aseguraba que el Diablo saldría de la cabeza del acusado.

aplastacabezas_by_geoaxon-d6pzfgf

La sangre salía de todas las cavidades de la cabeza, bañando la cara con litros de sangre.

En la actualidad, aunque no se usa como pena capital, sí es preferida para interrogatorios en gran parte del mundo. El aparato consta de un material blando por dentro que no deja marcas en la víctima. Un escalofriante instrumento que cobró la vida de numerosos librepensadores, ateos y personas con ideales contrarios a los de la Iglesia Católica. Este instrumento goza hoy en día de la estima de las autoridades de buena parte del mundo a la hora de hacer interrogatorios a los detenidos.

aplastacabezas

Su primera mención viene del siglo XV, y fue utilizado por tribunales alemanes contra los enemigos de los príncipes electores.

Aquí podéis ver un vídeo de este instrumento de tortura:

En la actualidad, el casquete y la barra inferior están recubiertos de un material blando que no deja marcas sobre la víctima.

Existen unos instrumentos con una finalidad parecida llamadas rompecráneos, que como su nombre indica se diferenciaban del aplastacabezas en que en vez de aplastar el cráneo lo rompían.

aplasta

En el rompecráneos, el verdugo puede prolongar la agonía de la víctima controlando la presión del instrumento, dejando a su víctima durante minutos u horas bajo la presión deseada.

El mismo principio físico era utilizado en máquinas como el aplastapulgares o el aplastarodillas.

Tortura recomendada por El capitan mechas.

Acerca de Viñix Jr.

MELÓMANO METALERO/20 AÑOS/CINÉFILO/SERIÉFILO/JUGÓN (VICIADO)/GEEK/FRIKI/MADRIDISTA/FOROCOCHERO/ATEO. REDACTOR EN @LaMazmorraDLG Y @PopCornsTime. #FollowBackFC.
Esta entrada fue publicada en Torturas horribles y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.
  • los cojones de diego

    bueno, veo que todos estaís de resacas y algunos con el ano dolorido, una prensa normal. Si al eje roscado se le ponen varias entradas de rosca, baja cagando leches y unas pesas en las puntas de la manivela para conseguir inercia (inventado en època de las pirámides para taladrar la piedra) mejor va.
    Cómo sabéis, aparte de filósofo y pajillero, fabrico, si queréis alguna, atiendo pedidos, también para micropenes.

    anda que los juguetes que inventaba el oligofrénico de la època, habría que verlo todo fumao y traspuesto maquinando y la puta iglesia apoyando como siempre.

    • Viñix Jr.

      Si alguna necesitamos algo te lo pediremos, socio. Buena idea eso de modificarla para crear un picapiedra (o taladrapiedra). Seguro que a las familias Picapiedra y Mármol les vendría que ni pintado ese invento.

      El oligofrénico de la época que tuvo la idea de crear el aplastacabezas, aparte de ir colocadísimo de droga, seguro que era el típico cabrón de la clase al que todo el mundo le decía a todo que sí, con sus ideas sádicas y enfermizas.

  • Michel Peraita

    ¡¡¡GORROCÓPTEROOOO!!!

    • Viñix Jr.

      Seguro que aparece en alguna versión gore de Doraemon.

  • El Último Argumento

    Todo esto es falso. En realidad, es un exprimidor. Lo usarán los zombis en el próximo apocalipsis zombi

    • Viñix Jr.

      Un exprimidor de cabezas para comernos los zombis el cerebro (más de lo que ya lo tenemos con tanta manipulación) en forma de salchichas. Eso sí, al que todavía tenga cerebro.

    • Viñix Jr.

      El apocalipsis zombi empieza por los niños, de hecho ya están aquí.

  • SA-X

    ¿”Truculento”?, yo mas bien diria “Zuckulemtho”…

    • Viñix Jr.

      Un hecho escalofriante, aterrador.

  • Maitane Mestre Ramos

    Joder, y pensar que lo usaban para eso en vez de para abrir cocos o nueces… Qué pocas luces

    • Viñix Jr.

      Pues sí, no sabían utilizarlo para las cosas realmente importantes.
      A Chuck Noland (Tom Hanks) le hubiese venido de perlas en Náufrago para abrir el coco, podría llamarlo el aplastacocos.

  • Viñix Jr.

    Ojos estallados tal que así: https://www.youtube.com/watch?v=3drGUU4JCUA