Nazino, la isla de los caníbales.

Nazino 1

Se denomina como Tragedia de Nazino a la deportación en masa de 6.000 personas, de las cuales murieron 4.000 en la isla de Nazino (en ruso: Остров Назино) en la Unión Soviética en 1933. Esta pequeña y apartada isla de Siberia occidental está situada a unos 800 km. al norte de Tomsk, en el Distrito Alexandrovsky, cerca de la confluencia entre los ríos Ob y Nazina. Es conocida como “isla de la muerte” (en ruso: Остров Смерти, Ostrov Smerti) o “isla de los caníbales” porque cerca de 4.000 soviéticos fallecieron allí durante el verano de 1933, tras ser abandonados con tan solo harina para alimentarse, escasas herramientas y unas pocas prendas de abrigo o cobijo.

Nota para los más vagos: hay un documental al final de la entrada que explica detalladamente todo lo comentado en la misma.

Un informe de los hechos fue enviado a Iosif Stalin por Vassilii Arsenievich Velichko. Dicho informe fue distribuido por Lazar Kaganovich a miembros del Politburo, y preservado en un archivo en Novosibirsk. En él, se afirma que 6.114 “elementos obsoletos” (también conocidos como “elementos desclasados y socialmente dañinos”) llegaron a la isla a finales de mayo de 1933. Habían sido transportados desde Moscú y Leningrado, primero por tren hasta Tomsk, y posteriormente en barcaza de río hasta Nazino, trayecto este último en el cual fallecieron al menos 27 personas. La isla no contaba con refugio, nevó la primera noche, y durante cuatro días no se distribuyó ninguna clase de comida. 295 personas fueron enterradas el primer día.

En septiembre de 1933 el Comité Regional del Partido Comunista de Siberia Occidental creó una comisión especial, cuyas conclusiones se publicaron en 2002 por la Sociedad Memorial.

El plan:

En febrero de 1933, Genrikh Yagoda, jefe de la OGPU o policía secreta, y Matvei Berman, jefe de la GULAG, propusieron un autodenominado “plan grandioso” a Stalin con el fin de reubicar a 2.000.000 de personas en Siberia y Kazajistán en “asentamientos especiales”. Los deportados o colonos debían convertir cerca de un millón de hectáreas de terreno virgen en productivo, y convertirse en autosuficientes en dos años. Este plan estaba basado en la experiencia de la deportación de 2.000.000 de kulaks y otros trabajadores agrícolas a las mismas áreas los tres años anteriores. Los recursos disponibles para apoyar el plan fueron severamente limitados por la hambruna en la Unión Soviética de 1932–1933, provocada por la introducción de granjas colectivas y la deskulakización. El plan original tenía como objetivo a diversos tipos de kulaks, campesinos, “elementos urbanos”, habitantes de las fronteras occidentales de la URSS y delincuentes comunes. Para comienzos de la primavera de 1933 el número de deportados previsto se había reducido a 1.000.000. Stalin rechazó el plan en mayo de 1933, fecha aproximada de la llegada de los deportados a la isla de Nazino.

Muchos de los deportados eran habitantes de Moscú y Leningrado que no habían podido obtener un pasaporte interno. La campaña de pasaportización comenzó con la decisión del politburo el 27 de diciembre de 1932 de emitir pasaportes internos a todos los residentes de las grandes ciudades. Uno de sus objetivos era “limpiar Moscú, Leningrado y otros grandes centros urbanos de la URSS de elementos superfluos no conectados con el trabajo productivo o administrativo, así como de kulaks, criminales y otros elementos antisociales y socialmente peligrosos”.

“Elementos desclasados y socialmente dañinos”, esto es, antiguos mercaderes y comerciantes, campesinos que habían huido de la hambruna en el campo, delincuentes comunes o cualquiera que no encajase en la idealizada estructura de clases comunista, no conseguían pasaporte, pudiendo ser arrestados y deportados de las ciudades tras un procedimiento administrativo sumario en el que no se hallaban presentes. La mayoría de los arrestados eran deportados en dos días. Entre marzo y julio de 1933, 85.937 habitantes de Moscú y 4.776 de Leningrado fueron arrestados y deportados por carecer de pasaporte. Aquellos detenidos en conexión con la limpieza de Moscú anteriormente al 1 de mayo de 1933 (Día Internacional de los Trabajadores) fueron deportados al campo de tránsito de Tomsk, siendo muchos enviados posteriormente a la isla de Nazino.

El informe de Velichko aportaba 22 casos de deportación:

Es difícil estimar cuantos, incluso quienes (fallecieron), debido a que los documentos declarados habían sido confiscados en el momento del arresto, o por órganos policiales en los centros de detención, o eran usados en el tren por criminales para fumar. Sin embargo, algunos portaban documentación: tarjetas de pertenencia y de candidatura al partido, tarjetas de la Komsomol, pasaportes, certificados de las factorías, pases de factoría, etc…

Novozhilov, Vl., de Moscú. Trabajo con compresores. Conductor. Premiado con bonificaciones en tres ocasiones. Esposa e hijo en Moscú. Tras el trabajo se preparaba para ir al cine junto a su esposa. Mientras ella se vestía, él salió a fumar un cigarrillo y fue arrestado.
Guseva, una anciana. Vivía en Murom. Su marido es un viejo comunista, oficial jefe de la estación de trenes de Murom, en la que ha trabajado durante veintitrés años. Su hijo también trabaja allí como aprendiz de maquinista. Guseva vino a Moscú para comprar un traje a su marido y algo de pan blanco. Sus documentos no la ayudaron…

310px-Karte_Tragödie_von_Nasino.svg

Mapa de la región de Nazino.

Transporte:

Según el plan de Yagoda y Berman, los deportados pasarían por los campos de tránsito en Tomsk, Omsk y Achinsk. El mayor de ellos se encontraba en Tomsk, el cual había sido reconstruido, y comenzó albergando a 15.000 deportados en abril. Otros 25.000 llegaron ese mismo mes, a pesar de que no estaba previsto finalizar la construcción del campo hasta el 1 de mayo. El transporte por río a los campos de trabajo definitivos se detuvo hasta principios de mayo, esperando al deshielo de los ríos Ob y Tom. La mayoría de los primeros deportados en llegar eran kulaks y otros trabajadores agrícolas, así como habitantes de las ciudades más septentrionales de Rusia. El desembarco de tantos alarmó a las autoridades de Tomsk, que los veían “hambrientos y contagiosos”.

Un convoy con desclasados partió de Moscú el 30 de abril, mientras que otro similar lo hizo desde Leningrado el 29 de ese mismo mes, llegando ambos el 10 de mayo. La ración de comida diaria durante el trayecto consistía en 300 gramos de pan por persona, lo cual provocó que los criminales que se hallaban entre los deportados golpearan a otros deportados para robarles su comida y ropa. Las autoridades de Tomsk no estaban familiarizadas con estos desclasados urbanos y, dado que esperaban que fuesen problemáticos, decidieron enviarlos a los campos de trabajo más aislados. Dos noches después de su llegada a Tomsk los deportados provocaron disturbios para pedir agua, los cuales fueron disueltos por tropas montadas.

Cuatro barcazas, diseñadas para transportar madera, partieron el 14 de mayo con unas 5.000 personas a bordo. Un tercio de esos deportados eran criminales que partieron para “descongestionar las prisiones”, mientras que la mitad eran desclasados de Moscú y Leningrado. Las autoridades de la comandadura de Alexandro-Vakhovskaya , quienes estarían a cargo de los campos de trabajo, fueron informadas de que recibirían a estos prisioneros el 5 de mayo. Estas autoridades nunca habían trabajado con deportados de origen urbano y no tenían comida, herramientas o suministros con los que mantenerlos.

Los deportados fueron mantenidos bajo las cubiertas de las barcazas y, aparentemente, alimentados con una ración diaria de 200 gramos de pan por persona. veinte toneladas de harina – unos cuatro kilogramos por persona – fueron también transportados, pero las barcazas no llevaban ningún otro alimento, utensilio de cocina o herramienta. Todo el personal supervisor, dos comandantes y cincuenta guardas, eran reclutas novatos. Los guardias no tenían zapatos ni uniformes.

Nazino 2

Vida y muerte en la isla de Nazino:

Las barcazas descargaron a sus pasajeros durante el mediodía del 18 de mayo en Nazino, una isla pantanosa de unos 3 km de largo y 600 metros de ancho. No había una lista con los deportados que desembarcarían, pero a su llegada se contabilizaron 322 mujeres y 4.556 hombres, más 27 cuerpos de aquellos que murieron durante el trayecto desde Tomsk. Más de un tercio de los deportados estaba demasiado débil para permanecer de pie a su llegada. Unos 1.200 deportados adicionales llegaron el 27 de mayo.

Una vez las veinte toneladas de harina fueron depositadas en la isla y comenzó su reparto, se desencadenó una pelea en la que los guardias dispararon a los deportados. La harina se trasladó a la costa opuesta, intentándose un nuevo reparto a la mañana siguiente que resultó en una nueva pelea y más disparos. Tras esto, toda la harina se distribuyó a través de “brigadieres” que la recogían para su brigada de unas 150 personas. Los brigadieres eran con frecuencia delincuentes que abusaban de su posición. No había hornos para hacer pan, por lo que los deportados comían harina mezclada con agua del río, lo cual provocaba disentería. Algunos deportados fabricaron balsas primitivas para intentar huir, pero la mayoría de ellas se hundieron y cientos de cadáveres aparecieron a la costa de la isla. Los guardas cazaron y mataron otros fugitivos. Debido a la falta de transporte al resto del país, excepto Tomsk, y la dureza de la vida en la Taiga, el resto de fugitivos fueron dados por muertos.

El 21 de mayo los tres oficiales sanitarios contabilizaron 70 nuevas muertes, observando pruebas de canibalismo en cinco casos. Durante el mes siguiente unas 50 personas fueron arrestadas por canibalismo. A principios de junio, 2.856 deportados fueron trasladados a asentamientos más pequeños río arriba, dejando a tan solo 157 que no podían ser desplazados por motivos de salud. Varios cientos de los transferidos murieron durante el traslado; entre 1.500 y 2.000 habían muerto en la isla y cientos de fugitivos habían desaparecido. Aquellos que sobrevivieron al traslado se encontraron con escasas herramientas y comida en sus nuevos asentamientos, surgiendo un brote de tifus. Muchos deportados se negaron a trabajar en los nuevos campamentos.

A principios de julio las autoridades construyeron nuevos asentamientos usando mano de obra no deportada, siendo ocupados por unos 4.200 nuevos deportados llegados desde Tomsk, mientras que de los ya residentes, tan solo 250 de ellos fueron trasladados allí. Según la carta de Velichko a Stalin, a 20 de agosto solo sobrevivían 2.200 de los 6.700 deportados que calculaba habían llegado desde Tomsk. La carta de Velichko resultó en una comisión para estudiar el caso. En octubre la comisión estimaba que, de 2.000 supervivientes, la mitad se encontraban enfermos o en cama, y solo entre 200 y 300 estaban en condiciones de trabajar.

Redescubrimiento:

En 1988, en tiempos de la Glasnost en la Unión Soviética, los detalles acerca de la tragedia de Nazino salieron a la luz pública a través de los esfuerzos del grupo Memorial.

En 1989, un testigo recordaba para Memorial:

Trataban de escapar. Nos preguntaban “¿Dónde está la vía del tren?” Nunca habíamos visto una. Nos preguntaban “¿Donde está Moscú? ¿Leningrado?” Preguntaban a las personas equivocadas: nunca habíamos oído esos lugares. Somos ostiacos. La gente huía hambrienta. Les habían dado un puñado de harina. La mezclaban con agua y la bebían e inmediatamente sufrían diarrea. ¡Las cosas que vimos! La gente moría por todas partes; se mataban unos a otros… En la isla había un guardia llamado Kostia Venikov, un chico joven. Cortejaba a una bonita chica a la que habían enviado allí. La protegía. Un día tenía que ausentarse un rato, y le pidió a uno de sus camaradas, “Cuida de ella”, pero con toda aquella gente el camarada no pudo hacer mucho… La apresaron, la ataron a un álamo, cortaron sus pechos, sus músculos, todo lo que podían comer, todo, todo… estaban hambrientos, tenían que comer. Cuando Kostia regresó, aún vivía. Trató de salvarla, pero había perdido mucha sangre.

El historiador francés Nicolas Werth, quien anteriormente había co-escrito El libro negro del comunismo, publicó La isla de los caníbales sobre la tragedia en 2006.

Fuente: Wikipedia.

La base de esta entrada fue hecha por Nerou.

Acerca de Viñix Jr.

MELÓMANO METALERO/20 AÑOS/CINÉFILO/SERIÉFILO/JUGÓN (VICIADO)/GEEK/FRIKI/MADRIDISTA/FOROCOCHERO/ATEO. REDACTOR EN @LaMazmorraDLG Y @PopCornsTime. #FollowBackFC.
Esta entrada fue publicada en Gore, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.
  • Leonmafioso

    Despues dicen que Hitler era el mayor genocida, pero los comunistas no se dan cuenta o miran para el otro lado cuando se habla de Stalin, de MAo, de Pol Pot, de Kim Il Sung, su hijo y su nieto.

    • los OIIO de Diego

      a ver esos que hablan de Dios y sus bondades, dónde coño está, sabemos hacer el bien, lo que ocurre es que no queremos y nos hemos vuelto borregos y codiciosos.

      • Leonmafioso

        Ah bueno, más aún, en nombre de las religiones han muerto, mueren y morirán muchas más personas que las que mataron esos genocidas.

        • los OIIO de Diego

          y no lo ven.

          • Viñix Jr.

            No hay peor ciego que el que no quiere ver.

        • Viñix Jr.

          Los de las religiones sí que son genocidas, han muerto una cantidad inmensa en nombre de todas las religiones, no se salva ni una. Mueren y morirán muchísimas más personas en nombre de las religiones. Putas religiones, son un cáncer para la sociedad.

      • Viñix Jr.

        El bien ya te digo yo que no lo hacen esos que hablan de Dios y sus bondades. Sabemos hacer el bien sin necesidad de religiones, yo quiero creer que el ser humano llegará un día a poder vivir sin necesidad de las putas religiones, no soy un borrego y codicioso. Lo bueno es que las nuevas generaciones ya se van haciendo cada vez mucho menos religiosos y más ateos, igual que con la barbarie de la tauromaquia, cada vez se apoya mucho menos, ya no está bien visto por la sociedad, y me alegro.

    • Viñix Jr.

      No estoy de acuerdo. Yo pienso que Hitler fue el mayor genocida de la historia. Sobre Stalin, Mao, Pol Pot, Kim Il Sung, su hijo y su nieto, pues hay muchas cifras incorrectas que provienen de aquellos que quieren hacer daño al comunismo, provenientes de la propaganda fascista-capitalista. Por ejemplo, en el caso de Josef Stalin, el número de muertos se exageró muchísimo, incluso se le atribuyeron muertes que no las ejecutó él, así que no es cierto eso de que fue el mayor genocida como algunos quieren hacer ver, el propio Iósif Stalin se horrorizó al saber que estaba muriendo tanta gente en esa época por parte de terceros (no entraba dentro de sus planes), aparte, era una revolución, eso implica un gran cambio, por lo que muertes siempre tenía que haber.
      Para genocidas ya están los fascistas, capitalistas, nacionalsocialistas y religiosos.

      • Leonmafioso

        y qué te crees? que acaso los comunistas no entran en el concepto de fáscistas? El proyecto político del fascismo es: 1) instaurar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigista, 2) mientras su base intelectual plantea la sumisión de la razón a la voluntad y la acción, aplicando un nacionalismo fuertemente identitario con componentes victimistas o revanchistas, 3) lo que conduce a la violencia
        (ya sea por parte de las masas adoctrinadas o de las corporaciones de
        seguridad del régimen) contra aquellos que el Estado defina como
        enemigos mediante un eficaz aparato de propaganda. Vamos, lo que ha pasado siempre en la unión soviética y demás regímenes comunistas, y lo que pasa en Venezuela, Ecuador, Cuba, Bolivia, Brasil y pasaba en Argentina, echarle la culpa al enemigo de tus desgracias y no asumir tus responsabilidades como gobierno para enmendar tus errores.

        • Viñix Jr.

          Decir que los comunistas entran en el concepto de fascistas es como mezclar churras con merinas, empezando porque el fascismo es un sistema político mientras que el comunismo es un sistema económico, no son equiparables, amigo. De hecho, el fascismo nació como una tercera alternativa, opuesta al capitalismo liberal y el comunismo marxista.
          Los comunistas no son fascistas ni de lejos. Que haya unos sinvergüenzas como Hugo Chávez y demás calaña que se atribuya el título de comunista cuando en realidad no lo son no significa que sean comunistas, si hasta el propio Chávez dijo una vez que no era comunista, era socialista, y ni eso. Todo aquel que ejerce una dictadura fascista no es comunista, el comunismo no es eso.

        • Viñix Jr.

          El comunismo posee como principal característica su vocación internacionalista, es decir, la supremacía de un interés supranacional como es la dictadura del proletariado (no confundir con fascismo, ni con una dictadura en sí) en cada país. Ésta se sitúa por encima de los intereses de la Nación. La Patria no existe para el comunista, así lo sostiene Marx en su manifiesto. Cuando la propaganda de todos los regímenes comunistas del mundo hacen de la Patria un valor, se debe a la ignorancia de sus seguidores en cuanto al tema y a la inmensa fuerza atávica de cohesión tribal que este valor aún tiene. Además, el comunismo persigue una homogeneización que conduzca a la eliminación de toda estratificación social a través de la erradicación de la propiedad privada, hasta alcanzar el carácter común de los medios de producción, junto a una organización colectiva del trabajo. Implica la abolición de la división del trabajo y del dinero, pensamientos para el bien común o bien para todos sin favorecer a nadie, todos iguales.

        • Viñix Jr.

          El comunismo ni siquiera es un proyecto político como el fascismo. El fascismo es un movimiento político (no económico) muy ligado al nazismo, que pretende instaurar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigista, mientras su base intelectual plantea la sumisión de la razón a la voluntad y la acción, aplicando un nacionalismo fuertemente identitario con componentes victimistas o revanchistas, lo que conduce a la violencia (ya sea por parte de las masas adoctrinadas o de las corporaciones de seguridad del régimen) contra aquellos que el Estado defina como enemigos mediante un eficaz aparato de propaganda.
          No estoy de acuerdo con que en la Unión Soviética y demás regímenes comunistas haya pasado siempre, tampoco en Venezuela, Ecuador, Cuba, Bolivia, Brasil y en Argentina, echarle la culpa al enemigo de tus desgracias y no asumir tus responsabilidades como gobierno para enmendar tus errores.
          Estás asumiendo que no es comunismo lo que se hace allí, sino fascismo, es como si yo digo que soy comunista y luego imparto un sistema fascista, el comunismo no es eso, amigo.

    • Reign in blood

      A ver , parece que estas diciendo que el comunismo es así, cuando no es así, Marx nunca habría querido que se hiciese lo que se hizo en la Urss(Stalin hizo lo que le dio la gana), sus ideas fueron interpretadas según les convenía a los dictadores en sus respectivos países(Stalin, Mao).

      • Viñix Jr.

        Es que mi amigo Leonmafioso cree que el comunismo es así, cuando no es así, Marx nunca habría querido que se hiciese lo que se hizo en la U.R.S.S. (Stalin hizo lo que le dio la gana, en eso tienes razón, no llevó el comunismo marxista a la práctica), sus ideas fueron interpretadas según les convenía a los gobernantes en sus respectivos países (Stalin, Mao y demás). Yo creo que Karl Marx se estará revolviendo en su propia tumba y todo. xD

  • http://informiador.blogspot.mx/2016/01/feliz-cumpleanos-adriana-d.html NARANJERA2016

    Que miedo!!! :(

    • Viñix Jr.

      Fue una tragedia.

  • Rantiel Rey

    valla historia… interesante el video documental

    • Viñix Jr.

      Muy interesante es siempre conocer la historia oscura de este mundo, el documental es magistral.

      • Rantiel Rey

        genial

        • Viñix Jr.

          Aunque no hay que demonizar al comunismo, es un caso aislado.

  • Stiguard Fantoche

    Menudo horror. ¿Nadie hizo nada para detener esto? Que puto asco de todo, joder. En el fondo, todo es culpa del pueblo, por no alzarse en masa contra sus opresores.

    • https://www.facebook.com/BostonDeadManBrand Fear Factory #H2Q #HHG #HHL

      Enfrentar a Stalin, era correr la misma suerte de estos pobres…

      • Viñix Jr.

        Peor suerte corrían los que se oponían a Adolf Hitler, por ejemplo, hubo una serie de jóvenes alemanes que le intentaron derrocar. Lo de la isla de Nazino es un caso aislado.

    • Viñix Jr.

      La verdad que no, parece que nadie se atrevió a detener esto. El pueblo unido, jamás será vencido, tenía que haberse revelado y alzarse en masa contra sus opresores.

  • los OIIO de Diego

    el mundo hijo puta que nunca cesa.

    • Viñix Jr.

      Caso aislado. Para genocidas ya están los fascistas, capitalistas, nacionalsocialistas y religiosos. Hay muchas cifras incorrectas que provienen de aquellos que quieren hacer daño al comunismo, provenientes de la propaganda fascista-capitalista.

  • thofick

    Casi parece un sketch de los monty python, les dan harina pero no les dan ningún ingrediente más ni hornos en los cuales cocinar. SI lo que querían hacer era una limpieza social mejor los hubieran fusilado, les había salido mas rentable y de chascada hubiera sido mas “humano”.

    • Viñix Jr.

      Me dices que es un sketch de los Monty Python, les daban harina pero no les daban ningún ingrediente más ni hornos en los cuales cocinar, es como si les das una caña de pescar en medio de un desierto. Cierto es que un tiro en la cabeza es más “humano” y rentable, con armas y munición les hubiera bastado, pero no deja de ser inhumano, matar por hacer limpieza social siempre es horrible y nunca es justificable.

  • https://www.facebook.com/BostonDeadManBrand Fear Factory #H2Q #HHG #HHL

    Tan amables los Dictadores Comunistas… Camboya… China… Que feo…

    • Viñix Jr.

      Para genocidas ya están los fascistas, capitalistas, nacionalsocialistas y religiosos. Hay muchas cifras incorrectas que provienen de aquellos que quieren hacer daño al comunismo, provenientes de la propaganda fascista-capitalista.

      • Reign in blood

        Disiento , Stalin y demás gobernantes en los países del bloque soviético eran dictadores que nunca pretendieron instaurar un comunismo como el de Marx

        • Viñix Jr.

          No hay que confundir una dictadura propiamente dicha con una dictadura del proletariado. Stalin y demás gobernantes en los países del bloque soviético pretendieron instaurar un comunismo a su manera, pero no como el de Marx, eso está más claro que el agua.

          • Reign in blood

            Lo hicieron como les dio la gana, y por su culpa hoy se relaciona el comunismo con los de su calaña.

          • Viñix Jr.

            Pues sí que lo hicieron a su manera, una pena que se relacione el comunismo con aquellos que no instauran ese sistema cuando están al mando del gobierno. El comunismo es otra cosa distinta.

  • Viñix Jr.

    Pobrecillo el guardia Kostia Venikov, una triste historia.